No + sangre Tj
 

(el siguiente escrito se da en respuesta a la postura de un compañero en contra de la legalización de las drogas)

A., me parece muy bien que seas sincero con lo que crees. Espero que algún día podamos coincidir en torno al tema de la legalización. Aunque me parece importante también plantearte mi postura.

Como te he informado anteriormente, he podido hacer investigaciones sobre el tema de las drogas, y me he encontrado con que sus efectos son mucho menos dañinos en las personas de lo que se nos ha dicho hasta hoy. Por ello rechazo por completo toda caracterización moralista (bueno-malo) sobre las drogas, ya que detrás de esto se encuentran intereses y proyectos ocultos (y no tan ocultos) de los poderes hegemónicos; Aquellos capaces de imponer en la sociedad su particular ideología.

Incluso los derivados de los opiáceos, tales como la heroína fueron por muchos años utilizados como remedios para la tos, esto hasta principios del siglo XX, en países europeos y en los Estados Unidos, no teniendo efecto grave alguno sobre la sociedad de la época. Las personas que se llegan  a “perder” en las drogas son aquellas que tienen ya problemas psicológicos previos al consumo de éstas. Aunque también es importante señalar que si se declararan legales las drogas no significaría tampoco que todo mundo fuera a consumirlas, lo que sí sería una realidad es el control sobre la calidad de los productos, haciendo mucho más difícil que una persona llegase a morir por “un doble” derivado del desconocimiento de su procedencia y pureza.

Evidentemente la legalización deberá ir acompañada de un aumento en el gasto en educación y salud, éste ultimo para la rehabilitación de  las personas. La legalización de las drogas es la única alternativa posible para evitar la injerencia de los EU alrededor del mundo, lo que se ha traducido en la pérdida de la soberanía de nuestros países, y de garantías individuales y derechos democráticos.

En ésta época de hegemonía neoliberal el estado benefactor fue desarticulado hasta llegar al punto que se vuelve únicamente capaz de proporcionar salvamentos bancarios y financieros.  Para la mayoría de los ciudadanos las tareas del estado se ven resumidas precisamente en lo que padecemos ahora, represión. Por ello la solución a los problemas actuales requieren también un cambio en el modelo económico actual.

Me parece relevante conocer los orígenes de la actual postura dominante de ilegalización de las drogas ya que se encuentra en los EU, cuando el moralismo religioso burgués (puritanos que rechazan el placer) se une al racismo de las clases dominantes para identificar a ciertas drogas con minorías étnicas que estos rechazaban. Por ejemplo, se prohíben el opio y sus derivados cuando la inmigración china aumenta en ese país, producto tanto del saqueo colonial de las potencias europeas  sobre China además de la demanda de mano de obra por las empresas en los Estados Unidos. El declarar una ley en contra de una droga que se identificaba con un grupo étnico en específico, facilitaba su represión y control.

Las mismas medidas de control se utilizaron en contra de la población afro-estadounidense, a la cual acusaban de convertirse en depravados sexuales al consumir cocaína, siendo un peligro para las "virginales mujeres blancas". Después de que la migración mexicana fué aumentando a mediados del siglo XX, se declararon leyes en contra de la marihuana, permitiendo así un incremento en la represión, ahora de forma "legal" y supuestamente "legítima", en los barrios de inmigrantes mexicanos.

Desde los años 60’s del siglo XX el narcotráfico fue adquiriendo mayor relevancia para los EU, no solo para la obtención de ganancias para sus bancos e instituciones financieras, sino principalmente como pretexto para la intervención alrededor del mundo. También sirve de pretexto para sus socios que dirigen gobiernos autoritarios para incrementar su control sobre la población ¡Esto debe parar ahora!

Para finalizar solo quería señalarte que los países con más alto índice de desarrollo humano en el mundo son precisamente aquellos que han avanzado más en torno a la legalización. Ejemplo de esto  son los países de Europa Occidental, y ahora Uruguay, el país con mayor calidad democrática en el continente, quien está por despenalizar el consumo e incluso la producción de marihuana. Entonces no hay relación aparente entre consumo de drogas y problemas sociales. Lo que sí es innegable es la relación entre represión militar y policíaca y violaciones a los derechos humanos y libertades. Por ello la urgencia de exigir, aquí y ahora, la legalización de todas las drogas.

 


Comments




Leave a Reply