No + sangre Tj
 
En el Comité No Más Sangre, Tijuana ya señalamos públicamente que no somos representantes de Javier Sicilia, y que mantenemos nuestra independencia tanto en lo político como en lo organizativo. Por ello, al igual que las organizaciones de Ciudad Juárez, y como otros miles de activistas que luchan en oposición a la actual guerra en contra nosotros, disfrazada de “guerra contra el crimen organizado”, señalamos que nos oponemos a cualquier diálogo con los criminales en el poder, y también que es central en la lucha en contra de la guerra que se vive en el país el exigir la salida inmediata y juicio de Calderón y de sus colaboradores (Primera exigencia de nuestro Comité), así como de los agentes estadounidenses, demandando el respeto a la soberanía de México (Segunda exigencia del Comité), así como la desmilitarización inmediata del país (Tercera exigencia del Comité). Estas exigencias, como cada uno de nuestros seis puntos, no están a discusión, ya que son el resultado del análisis de la situación nacional en el contexto internacional, y de los acuerdos entre los miembros de nuestro Comité, y de los diálogos con otros activistas dentro y fuera del país. 

El Comité No Más Sangre, Tijuana, también tiene como Cuarta exigencia, la Legalización  de todas las drogas, ya que en la actualidad ha sido el pretexto, tanto para el intervencionismo imperialista, como para la intromisión estatal en los asuntos de cada individuo, para la imposición de la violencia y la violación de nuestros derechos humanos. La legalización de las drogas acabaría también con las grandes ganancias que genera actualmente el narcotráfico. 

Nuestras esperanzas no recaen en ningún líder o mesías, autonombrado o impuesto, sino en el movimiento y en la lucha de los explotados y los oprimidos. Son los y las trabajadoras quienes tienen la fuerza social y el interés histórico por la liberación de la humanidad. Por ello llamamos en nuestro Quinto punto a una gran Huelga Política Nacional, que sea el principio de futuras acciones para nuestra total liberación.

No tenemos ninguna ilusión en utopías pacifistas que señalan que podemos “llegar al corazón de los criminales”, del gobierno y fuera de éste. Sabemos que la raíz de la violencia se encuentra en un sistema de producción, distribución y consumo, que beneficia precisamente a los banqueros, políticos y comerciantes que manejan el narcotráfico y el capitalismo, mismo que requiere de violencia y manipulación ideológica para sostenerse. Nuestra lucha por lo tanto no es por que “ahora sí se cumplan las leyes”, sino por un cambio de sistema, como lo marca el Sexto Punto de nuestro Comité, por la Refundación de la república sobre otras bases, que no tenga como prioridad la acumulación de ganancias a costa de lo que sea, y de quien sea, sino que los intereses de las mayorías actualmente explotadas y oprimidas.


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

El Comité No Más Sangre, Tijuana señala que es necesario organizar el hartazgo ante la actual guerra, indicando que solo alcanzaremos la paz a través de la lucha. Estas son nuestras seis exigencias:

1) SALIDA Y JUICIO A FELIPE CALDERÓN
Calderón, como presidente de la república y comandante supremo de las fuerzas armadas, es el principal responsable de las políticas implementadas en el país, mismas que hasta este momento han causado más de 40 mil muertes, 10 mil desapariciones, 230,000 desplazados que no pueden regresar a sus hogares, así como el empobrecimiento de la población. Calderón debe ser enjuiciado y encarcelado, junto con el Secretario de Seguridad Pública García Luna, el Secretario de la Defensa Nacional Gral. Galván, el Secretario de la Marina Saynez, y con todos sus colaboradores de distintos partidos electoreros quienes perpetuado el saqueo, la violencia y la miseria en nuestro país, PAN, PRI, PRD, PVEM y PANAL, entre otros. Sabemos que en la actualidad el sistema judicial no tiene ninguna independencia del poder ejecutivo, ni de la influencia del capital, por ello no tenemos ninguna ilusión en que pueda servir a los intereses de los ciudadanos, por ello nuestras esperanzas se encuentran en la lucha organizada.

 

2) EXPULSIÓN INMEDIATA DE TODOS LOS AGENTES ESTADOUNIDENSES
El gobierno y los capitalistas estadounidenses son los principales beneficiarios de la actual guerra contra los mexicanos. Son ellos quienes han impuesto esta guerra con fines geopolíticos (control de la región) y económicos (monopolio de la droga). Son ellos quienes se quedan con las principales ganancias de este negocio y quienes saquean al país. Por ello no es sorprendente encontrarnos con que el principal productor de opiáceos en el mundo es Afganistán, un país invadido por los EU desde el 2001, que Colombia sea el primer productor de cocaína, con 7 bases militares estadounidenses, incontables mercenarios y un presidente a su servicio, además de que México sea el principal distribuidor de droga, con un gobierno totalmente sujeto a los dictados imperiales. El gobierno estadounidense controla al gobierno mexicano, mismo que tiene al país destruido y que mata migrantes para que no lleguen a territorio estadounidense, por ello el país está lleno de fosas clandestinas con migrantes asesinados. El gobierno de los EU no debe inmiscuirse en nuestros asuntos internos, sus agentes deben salir del país o ser encarcelados en México. El carácter actual semicolonial de México no le permite exigir respeto a la soberanía ni mantener independencia política ni económica, por ello la actual lucha debe ser simultáneamente por un cambio de régimen, internacionalista e internacional, con nuestros hermanos en lucha en otros países, principalmente en los Estados Unidos.


3) LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS
Al estado no le incumbe en lo absoluto qué es lo que cada quien hace con su propio cuerpo. La “guerra contra las drogas” es solo un pretexto para reprimir a la población y para inflar los precios de la misma, obteniendo mayores ganancias. Los que ahora prohíben la droga son quienes la manejan y buscan monopolizarla. Al legalizarse las drogas se eliminarían instantáneamente las bases económicas de los cárteles del narcotráfico, y los pretextos para asesinar y encarcelar a la población, principalmente a los jóvenes y los pobres. Esta acción deberá llevarse a cabo junto con programas en los cuales se evite un daño a la población. El estado proporcionaría atención a la salud de quien lo solicite.

4) DESMILITARIZACIÓN INMEDIATA
El ejército debe regresar a sus cuarteles. Su presencia en las calles, es para reprimir a la población, están entrenados para asesinar. La estrategia de militarización frente al crimen organizado sólo ha incrementado la violencia, el número de muertos en retenes y ejecuciones extrajudiciales
La militarización es una medida ilegal, que sostiene la violación de las garantías individuales y los derechos humanos, que sólo protege los intereses de los más ricos. La función de las fuerzas armadas en un país independiente debería ser proteger al país de los invasores extranjeros. En un país semicolonial como México, el ejército protege los intereses de los imperialistas estadounidenses y los de los explotadores mexicanos. El ejército es el pilar de la dictadura. Por ello en todo lugar donde se han realizado operativos conjuntos el número de homicidios y de violaciones a los derechos humanos se han incrementado de manera exponencial. 

5) HUELGA POLÍTICA NACIONAL
No podemos convencer a los criminales en el poder para que cambien su naturaleza. Su función es la explotación y la represión. Requieren de guerra y violencia para obtener sus ganancias. Por ello nuestra tarea es la organización y la autodefensa. Llamamos a organizarnos con las y los trabajadores, quienes por su forma de organización, por su papel en los medios de producción, y por su número, tienen la fuerza social para lograr la transformación que se requiere. Llamamos a preparar una gran Huelga Política Nacional, para detener la guerra y que sea el principio de futuras acciones para liberarnos de la explotación y de toda opresión, ya sea de género, preferencia sexual, étnica, o de todo tipo.

6) REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA SOBRE OTRAS BASES (económicas, políticas y sociales). Es necesario reconstruir al país sobre otras bases, teniendo como función principal a los seres humano y al planeta, y ya no las ganancias y la propiedad de los explotadores. El capitalismo y su instrumento, la “democracia representativa”, que solo representa a ellos, han demostrado ser un fracaso absoluto para las mayorías en todo el mundo. Por ello, y porque el mundo está interconectado, nuestra lucha debe ser también internacional e internacionalista. Todos los partidos electoreros están podridos. El capitalismo no puede ser reformado, las estructuras actuales han caducado por completo, no pueden generar más que guerra, destrucción, corrupción y miseria, debemos crear nuevos organismos de autogobierno, tales como los consejos de trabajadores y trabajadoras, campesinos, barriales, etc., y aquellas organizaciones democráticas que surjan de la lucha. 


COMITÉ NO MÁS SANGRE, TIJUANA

 
 
Picture
10_junio
File Size: 2492 kb
File Type: 10 junio
Download File

This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
 
 
El próximo viernes 10 de junio realizaremos en esta ciudad de Tijuana, a las 6pm, en la Plaza Bicentenario (calle 2a. y Ninos Héroes), un acto político-cultural en solidaridad con el Pacto Nacional Ciudadano que se realizará en Ciudad Juárez, Chihuahua. De la misma forma los compañeros de San Diego estarán realizando una manifestación desde las 4:30pm en el consulado mexicano en esa ciudad. Los 6 puntos propuestos por los convocantes del movimiento por la Paz con Justicia y Diginidad representado por Javier Sicilia son los siguientes:
 1 Exigimos esclarecer asesinatos y desapariciones y nombrar a las 
víctimas Proponemos a la sociedad y planteamos la exigencia y mandato a las autoridades acciones de corto y mediano plazo que inicien un nuevo camino de paz con justicia y dignidad.

2 Exigimos poner fin a la estrategia de guerra y asumir un enfoque de 
seguridad ciudadana.

3 Exigimos combatir la corrupción y la impunidad.

4 Exigimos combatir la raíz económica y las ganancias del crimen.

6 Exigimos democracia participativa.

///

En Ciudad Juárez se plantearán fechas para el cumplimiento de los 6 puntos,  y si no los cumplen se pasará a la resistencia (civil y pacífica) con las siguientes exigencias desde los grupos discriminados y excluidos, desde las y los indignados:


1) Salida y juicio a Calderón;

2) Salida inmediata de todos los agentes estadounidenses de México;

3) Legalización de las drogas;

4) Desmilitarización inmediata;

5) Refundación de la República sobre otras bases económicas (el capitalismo no puede ser reformado);

6) Preparación de una Huelga Política Nacional para hacer cumplir nuestras exigencias.

COMITÉ NO MÁS SANGRE, TIJUANA
 
 
This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
Picture
 
 
PACTO NACIONAL CIUDADANO.

PROTESTA, VIERNES 10 DE JUNIO, 6pm. PLAZA BICENTENARIO (Calle 2a. y Ninos Héroes  junto a la Catedral).


La paz se gana luchando, por ello saldremos a protestar en contra del estado de guerra y destrucción en que se encuentra el país este próximo 10 de junio. Nuestras acciones se llevarán a cabo simultáneamente con las marchas que se realizarán en todo México, y en Estados Unidos, mismas que culminarán en Ciudad Juárez.Nuestro Movimiento señala que es necesario un Pacto Ciudadano centrado en los trabajadores y los oprimidos, para refundar a la República, ya que el sistema capitalista y su instrumento, la "democracia representativa" -que solo representa a ellos- han demostrado ser un fracaso absoluto para las mayorías en todo el mundo. Este sistema no puede generar más que guerra, destrucción, corrupción y miseria. Las estructuras actuales han caducado por completo. Reconstruiremos a la nación bajo otras bases.Calderón, sus aliados y colaboradores, y todos los partidos electoreros están podridos, no queremos nada con ellos. Con los criminales no se pacta. La experiencia nos ha mostrado que la justicia no vendrá de los asesinos en el poder, por ello debemos organizarnos y detener el avance de la dictadura. El gobierno actual inició una guerra contra los mexicanos sabiendo que la desigualdad que caracteriza al capitalismo no podría sostenerse más que con represión y miedo. Al mismo tiempo le hace el trabajo sucio al gobierno estadounidense, quien busca el monopolio del narcotráfico y un mayor control sobre México, incluyendo el detener el flujo de trabajadores migrantes que se dirigen hacia ese país; por ello, mientras estos criminales al servicio de EU se encuentren en el poder, nos seguiremos encontrando con miles de muertos enterrados en fosas por todo el país, además de con guerra y muerte en las calles. ¡Ha llegado la hora de actuar y exigir que se vayan todos! ¡Únanse!¡DESMILITARIZACIÓN INMEDIATA! ¡FUERA CALDERÓN ASESINO! ¡FUERA AGENTES ESTADOUNIDENSES! ¡LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS!COMITÉ NO MÁS SANGRE, TIJUANA
 
 
 

El Comité No Más Sangre, Tijuana, es una organización civil y pacífica, sin fines de lucro ni electorales. Nuestra organización no recibe ni recibirá dinero alguno de ningún partido político, ni fundación u organización de ningún tipo, nacional o internacional. Dependemos de nuestros propios medios y capacidades.

El Comité No Más Sangre, Tijuana, nunca ha sido ni ha pretendido ser representante de Javier Sicilia ni de ningún otro individuo u organización fuera de este Comité; aunque buscamos crear redes con personas y organizaciones con las cuales coincidimos en lo político. Por ello nos reservamos el derecho de participar y organizarnos con aquellos que rechazan el oportunismo y la colaboración con quienes desde el poder político y económico han conducido al país al actual nivel de descomposición y guerra. Nuestros principios no están en venta.

Desde que nos organizamos como Comité hemos sido claros y abiertos al señalar que sólo somos  parte de un movimiento nacional contra la guerra, y que identificamos que ésta tiene su origen en un régimen capitalista que no puede sostenerse más que a base de represión, como señalamos en nuestro escrito de fundación: “Sabemos que la apatía es la base social de toda dictadura y por ello llamamos a la acción. Nos diferenciamos de otros grupos que buscan la paz al señalar que la violencia no es producto de ningún accidente o de alguna orden divina, sino que existen responsables materiales directos.  La actual violencia es el resultado principal de las políticas impuestas por el gobierno de los Estados Unidos con fines geopolíticos y económicos a un gobierno entreguista y débil, representado en la actualidad por Felipe Calderón Hinojosa y por sus aliados en los partidos que han perpetuado el saqueo, la violencia y la miseria en nuestro país, PAN, PRI, PRD, PVEM y PANAL, entre otros.”

Somos conscientes de que el nombrar culpables en el sistema político y de ejercicio de justicia en México, facilita que la organización sea acusada de favorecer vanamente la politización de las demandas por la no violencia. Sin embargo, la "acusación" solamente sirve para perpetuar la posición de Calderón y otros actores políticos oficiales, que pretenden debilitar las demandas suscribiéndolas en un debate político electoral. No somos ingenuos, estamos conscientes de que este movimiento es visto por algunos políticos como la oportunidad para reivindicar intereses que poco o nada tienen que ver con la posición de No Más Sangre. Pero el hecho de no señalar culpables con el argumento de que las demandas se politizan es saltarnos una causa de la situación actual, y consolidar la impunidad e injusticia. Es imposible gritar un "Ya basta" sin señalar la ineptitud y la ceguera gubernamental, enquistada en una estrategia que sólo perpetua las causas fundamentales  de la violencia. No más sangre, Tijuana, cree que, en ese contexto, la defensa de su posición y propuestas implica la politiización, es imposible señalar un hartazgo frente al gobierno para presentar nuestras demandas y propuestas y agradarle al gobierno. No se trata de una posición personal, ni reivindicativa de conflictos políticos pasados, sino de manifestar un compromiso honesto con la libertad, igualdad, y justicia. 


 
 
Nuestra tarea primera y principal es clarificar ante las masas populares la naturaleza del militarismo y señalar con toda claridad las diferencias principistas entre la posición de los socialdemócratas y la de los pacifistas burgueses. ¿En qué consiste esta diferencia? No solamente en el hecho de que los pacifistas burgueses confían en la influencia de las grandes palabras, mientras que nosotros no dependemos únicamente de las palabras. Nuestros respectivos puntos de partida se oponen diametralmente: los amigos burgueses de la paz creen que la paz mundial y el desarme pueden realizarse en el marco del orden social imperante, mientras que nosotros, nos basamos en la concepción materialista de la historia y en el socialismo científico, estamos convencidos de que el militarismo desaparecerá del mundo únicamente con la destrucción del Estado de clase capitalista. De ahí surgen nuestras distintas tácticas en la propagandización del ideal de la paz. Los pacifistas burgueses tratan -y desde su punto de vista es perfectamente lógico y comprensible— de inventar toda clase de proyectos “prácticos” para restringir gradualmente el militarismo y tienden naturalmente a considerar genuino cada síntoma externo de paz, aceptar todo lo que dice en ese sentido la diplomacia, exagerarlo hasta convertirlo en base para la actividad. Por su parte los socialdemócratas deben considerar que su deber al respecto, como en cualquier otra instancia de la crítica social, es denunciar que los intentos burgueses de restringir el militarismo no son sino lamentables medidas a medias y que la expresión de semejantes sentimientos de parte del gobierno es un engaño diplomático, y oponer a las expresiones y declaraciones burguesas el análisis implacable de la realidad capitalista.

Y así se explicaría lo que constituye el meollo de la concepción socialdemócrata, que el militarismo en todas sus formas -sea guerra o paz armada- es un hijo legítimo, un resultado lógico del capitalismo, de ahí que quien realmente quiera la paz y la liberación de la tremenda carga de los armamentos debe desear también el socialismo.

 
 


La “guerra contra las drogas” no es más que un disfraz con el que se pretende ocultar la guerra contra la población, principalmente contra los trabajadores y los pobres. Al igual que la “guerra contra el terrorismo”, es una guerra contra nosotros. En el fondo se trata de derechos democráticos.

Nos pronunciamos por la eliminación de todas las leyes que proscriben o regulan el consumo o comercio de drogas. Al estado no le incumbe en lo absoluto qué es lo que cada quien hace con su propio cuerpo. Además, el que las drogas fueran legales eliminaría instantáneamente las bases económicas de los cárteles del narcotráfico. Para acabar con la violencia y con los pretextos que usa el gobierno para violar nuestros derechos, las drogas deben legalizarse ahora. 

Los criminales en el poder y sus aliados querrán desvirtuar nuestra lucha y acusarla de apología del narco, algo que rechazamos tajantemente, señalando que quienes manejan el narcotráfico se encuentran ahora en el gobierno, y en todos los partidos que han perpetuado  la violencia, el saqueo y la miseria en México, PAN, PRI, PRD, PVEM, PANAL, entre otros. Por ello rechazamos a todos ellos y no tenemos ninguna ilusión en que el Estado pueda proporcionar seguridad ni ir mas allá de sus intereses de clase. Lo que buscan es el monopolio de las drogas y un pretexto para someter el descontento que hay en la población por un modelo de capitalismo que ya no puede sostenerse más que a base de represión.

No debemos acostumbrarnos a que la muerte, la desaparición y la tortura, así como la injerencia del gobierno criminal de los Estados Unidos en nuestro país sean parte de nuestra cotidianidad. Es necesario acabar de una vez por todas con el régimen capitalista en plena decadencia, que no promete más que desempleo, hambre y terror militar y policiaco. La apatía es la base social de toda dictadura y por ello los llamamos a la acción. La clave para librarnos de esta guerra se encuentra en la organización.

COMITÉ NO MÁS SANGRE, TIJUANA

 
 
This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
Picture
 
 
This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
Picture